El mayor district heating de España se construye en Soria

martes 18 de enero, 2011

El mayor district heating de España se construye en Soria

Colocación de los tubos de la red principal de dstribución, de 450 mm de diámetro exterior.
Las zonas de empalme por soldadura están cubiertas para evitar que se mojen los sensores de fuga. 6 soldadores y 2 tuberos trabajan cada día en la instalación de los 11 km de tuberías que forman el mayor district heating de biomasa de España.

La Ciudad del Medio Ambiente, en Soria, (CMA) contará con una red de calor distribuido alimentada por una central térmica con biomasa de 41 MW. Estará integrada por 2 calderas de 3,5 MW y 4 calderas de 8,5 MW, que serán instaladas en cascada para adaptarse de forma más eficiente y económica al crecimiento esperado de la demanda, a lo largo de las distintas fases de ocupación de la ciudad. Previo al comienzo de las obras de la planta, en marzo, se ejecuta la instalación de los 11 km de tuberías del district heating.

Además de la central térmica para el district heating, de 41 MW y un rendimiento medio estacional del 80%, está prevista la construcción de una planta eléctrica de 15 MWe cuyo calor sobrante será aprovechado para secar la biomasa que la alimenta. Ambas instalaciones estarán juntas en el campus industrial.
Se espera que en 2012 la demanda de calor sea de 2.914 MWh y la de frío de 2.608 MWh, hasta llegar al máximo esperado en 2021 que será de 33.689 MWh de calor y de 18.917 MWh de frío.


BIOCOMBUSTIBLE LOCAL
El biocombustible será astilla de 2,5 x 2,5 cm, 20-25% de humedad y un poder calorífico de 3,7 kWh/kg. Los montes de la Comarca de Pinares, a caballo entre Soria y Burgos, suministrarán biomasa de pino silvestre, pino resinero y rebollo, que se acopiará en un parque de biomasa de 25.000 t de capacidad, en la propia ciudad.
El consumo esperado de biomasa, cuando la CMA alcance su máxima ocupación en 2021, es de 20.512 t/año.


AHORRO DEL 95% DE CO2
Las emisiones de CO2 generadas por la planta serán debidas únicamente al consumo eléctrico de las bombas. En 2021, se emitirán a la atmósfera 664 t de CO2, un valor muy inferior al producido por una central de gas natural de similar capacidad energética, que emitiría 13.347 t/año de CO2. La central logra, por tanto, un 95% de reducción de emisiones de CO2.


GESTIÓN Y FINANCIACIÓN
La CMA es un proyecto promovido por la Junta de Castilla y León. Tanto la central térmica como la planta eléctrica son propiedad de Gestamp Biotérmica, que se encargará de su gestión a través de una empresa creada ex profeso, “Bioeléctrica de Garray”.
La inversión de la central térmica asciende a 5 millones de €, y generará 4 empleos directos, mientras que la central eléctrica tendrá un presupuesto de 45 millones de euros y en ella trabajarán 35 personas de forma directa.
Las obras de la distribución del district heating son financiadas por la sociedad pública de Castilla y León, Gesturcal.


RED DE DISTRIBUCIÓN
Durante el mes de diciembre pasado, operarios especializados y de gran cualificación comenzaban la cuidadosa instalación de las tuberías que forman la red de distribución del district heating.
Su longitud total es de 11 km, considerando la impulsión y el retorno del agua. El diámetro exterior de los tramos de tubería general es de 450 mm, y el interior o útil de 300 mm. Los tramos de reparto secundario tienen 250 mm  de diámetro externo y 150 mm útiles.
La temperatura del agua de impulsión se eleva hasta 110ºC, con un retorno, una vez intercambiado todo el calor, a 70ºC. Víctor Barrio, Jefe de Obra de la empresa instaladora, Isolux Corsan, nos dice que “se podría impulsar a más temperatura, pero el gradiente térmico debe ser el mismo, 30 ºC”. Las pérdidas de temperatura en el circuito sin intercambio son de un 2% como máximo.
En total la red de tuberías acumula en su interior unos 700 m3 de agua, actuando como un gran depósito de inercia.
Las uniones entre los tubos de distribución se hacen de tal manera que nunca haya tubos que tengan puntos altos en los que, en caso de entrada de aire, aparecieran burbujas de aire de difícil eliminación.


SOLDADURAS
Jose Ignacio Caldero, Ingeniero de Instalaciones, explica que el montaje de las tuberías entraña diversas dificultades. “El trabajo de replanteo tiene que ser muy fino. Hay que evitar que se formen charcos cuando llueve ya que podrían provocar que se mojaran los sensores de fugas y se estropeasen”.
Ejecutar la soldadura es lo más delicado, pues ha de ser perfecta. Se comienza por realizar un limado y una soldadura de penetración, a modo de “pespunte”. Posteriormente se hace una soldadura interior y finalmente la exterior.


CONTROL DE CALIDAD
Antes de cubrir las soldaduras definitivamente, un laboratorio independiente hace un muestreo (10% de las soldaduras), para comprobar la calidad de la soldadura mediante un aparato de rayos X.
Cada soldadura lleva una numeración, de modo que es fácil identificar al soldador, la remesa y el día en que se efectuó.
“El ambiente en el que se hace el trabajo tiene que estar libre de polvo; si la soldadura está contaminada hay que repetirla”, explica Angel Mato, el encargado de la obra.
En total, la longitud de la red implica un trabajo de 22.860 cm (9.000 pulgadas) de soldadura de alta precisión.
Una vez comprobado el sistema, se unen los sensores de fugas de agua y se comprueba su funcionamiento con un polímetro. Se aísla la junta con poliuretano y se le superpone un retractilado que se impermeabiliza con la aplicación de calor.
Antes de cerrar la instalación, se inyecta agua a 110ºC y a 10 atm de presión, aunque la nominal de trabajo será de 6 atm para evitar que el agua sobrecalentada a 110ºC se vaporice, y se comprueba la estanqueidad de la unión.
Cada 200-300 metros se coloca un compensador monociclo de dilatación, que se tara una vez probado para que permita la dilatación de la cubierta externa de metal sin roturas.
Los soldadores son operarios altamente especializados que vienen de Miranda de Ebro y de León. En total, trabajan 6 soldadores y 2 tuberos (que van colocando los tubos), con un rendimiento de 50 a 80 metros de tubo instalado al día.
El coste de la tubería (Logstor), incluido el montaje, es de 180 €/m y la vida útil de 25 años.
El final de obra de la instalación de los tubos está prevista para marzo-abril, justo en el momento en que comenzarán las obras de la 1ª fase de la central térmica que abastecerá al district heating.

Antonio Gonzalo/AVEBIOM-BIE con información de Gestamp Biotérmica

PUBLICADO en BIE nº10 - enero 2011

Subir
Diseño Web Plenummedia